sábado, 19 de septiembre de 2015

El día en que acepté que simplemente, tú no eras para mí.

Primero que nada, quiero que sepas que el darme cuenta que quererte no era suficiente no fue para nada fácil. Siempre se nos ha enseñado que el amor es más fuerte que cualquier otra cosa. Nos lo dicen las películas, los libros, los cuentos de hadas. Incluso yo era de las personas que creían que el amor lo podía todo. Pero me cuenta que no, y aunque parezca un poco duro de mi parte, en nuestro caso el amor no fue suficiente. No bastó con sentir que el corazón me latía tan fuerte que casi se salía cuando tus brazos me rodeaban, ni tampoco lo fue pensar que, al fin, había encontrado a la persona con la que pasaría el resto de mi vida.

Yo quería seguir a tu lado, despertar contigo en las mañanas, que me tomaras la mano al salir de casa; quería seguirte deseando ‘buenas noches’ antes de que apagaras la luz, incluso si ibas a dormir justo a lado mío. Y, aunque suene extraño, también quería otras cosas que no eran tan buenas como seguir ignorando ese vacío en tu mirada o la forma en que mirabas a otras chicas cuando íbamos por la calle.

Me negué a preguntarte cosas que sabía, porque no quería escuchar tus respuestas a preguntas como qué tan sería era nuestra relación, si acaso teníamos un tipo de exclusividad o, peor aún, si lo que sentías por mí era amor verdadero. Ese fue uno de los peores errores que cometí, porque dentro de mí algo me decía que debía salir de allí.

El amor no siempre es sencillo. Pero hoy sé que lo que sentía por ti no era amor, o al menos no era amor verdadero. Y no te ofendas por favor. He comprendido que el amor nunca quita, al contrario, el amor siempre da y sin pedir nada a cambio.

Han pasado los años y he madurado. Fue inevitable que tú te quedaras atrás. Pero no siempre todo fue tan sencillo como lo es ahora ni siempre fui la persona que soy ahora. Hubo meses difíciles en los que me sentía perdida, en los que me ahogaba y desaparecía entre mi propia angustia y los pensamientos que tanto me aterraban. Sabía que un día te irías lejos y no tenía idea de cómo controlar el miedo que sentía de perderte.

El proceso fue largo. Me tomó meses, y tal vez si no hubiera tenido tanta fuerza de voluntad, me hubiera tomado años. Pero un día decidí que era hora de pensar en mí. Recuerdo que muchas veces me acusaste de tomar la decisión equivocada, de ser egoísta y de negarme a ver la realidad. ¿Sabes algo? Tus palabras tuvieron un efecto contrario al que deseabas y fue gracias a ellas que un día desperté a mi realidad.

Tú sólo te amabas a ti mismo, y yo no podía continuar entregando algo que ni siquiera tenía para mí misma. ¿Cómo podía amarte si ni siquiera me amaba yo? No era posible. Ahora comprendo que no se puede amar a alguien sin antes amarte a ti misma, con los defectos pero también con todas las virtudes que te hacen ser lo que eres.

Nunca voy a olvidar el día en el que fui lo suficientemente fuerte como para decidir lo que antes tanto miedo me había causado. Fue como haberme liberado, como romper las cadenas y abrir la puerta que por mucho tiempo había permanecido cerrada.

Aunque te parezca extraño, quiero agradecerte, porque fue por esta experiencia que viví contigo que aprendí a valorarme y amarme como siempre debí haberlo hecho. Quiero que lo sepas. Incluso cuando el destino te llevó por un camino diferente al mío.

Espero que tú también hayas cambiado y que las chicas que la vida puso a tu lado hayan sabido diferenciar entre lo real y lo falso de tus palabras.

Te quise y no me arrepiento, porque supe que a pesar de todo seguía siendo lo suficientemente humana como para ser capaz de amar. Incluso si no eras para mí.

viernes, 2 de noviembre de 2012

20 Cosas que las Mujeres no saben


1) Los hombres pueden fantasear todo el día, pero antes de que vayan a dormir, ellos siempre piensan en la mujer que más quieren.

2) Los hombres son más emocionales de lo que piensas, Si ellos pierden a la mujer que mas aman estarán deprimidos por un largo tiempo y no dejaran de pensar en ella.

3) Los hombres se vuelven locos por la sonrisa de la mujer.

4) Al hombre que le gustas quiere que seas al único al que le hables.

5) Darle a un hombre un mensaje como "Sabes qué?...ah...no importa" hará que salte a la conclusión que está lejos de lo que estés pensando. Y el asumirá que hizo algo malo y se obsesionara tratando de adivinarlo.

6) Si un hombre te dice algo de sus problemas, solo quiere a alguien que lo escuche.... y no tienes que darle un consejo amenos de que te pida uno.

7) Un acto usual que prueba que le gustas es cuando él te molesta o te hace una broma.

8) El hombre te ama más de lo que tú lo amas.

9) Los hombres usan palabras como buena o linda para describir a las mujeres. Ellos rara vez usan preciosa o generosa. Si un hombre usa esas palabras el te ama o le gustas mucho......

10) Si un hombre está muy calmado o ido el probablemente está mintiendo y está pensando en algo mas.

11) Cuando un hombre dice que está loco por una mujer, el en realidad lo está---- los hombres rara vez lo dicen.

12) Cuando un hombre te pide que lo dejes solo, el en realidad te está diciendo "por favor escúchame".

13) Si un hombre empieza a hablar serio, escúchelo. Eso no pasa tan seguido, así que cuando lo hacen tu sabes que algo está pasando.

14) Cuando un hombre te mira directamente por más de un segundo, el está definitivamente pensando en algo.

15) Los hombres piensan que las mujeres son extrañas y tienen decisiones muy raras y son confusas pero de alguna manera se parecen más a ellos.

16) Los hombres darían el mundo para poder leer la mente de las mujeres.

17) Ningún hombre puede solucionar sus problemas por su cuenta solo que son tan orgullosos que no lo admiten.

18) No todos los hombres son rudos!!! Solo porque uno lo sea no significa que el represente a todos los demás.

19) Cuando un hombre sacrifica su sueño y salud solo para hablar contigo, el realmente te quiere y quiere estar contigo lo mas que se pueda.

20) Incluso si dejas a un hombre meses atrás y el te amaba el probablemente todavía lo hace y si tuviera un deseo probablemente sería que regresaras a su vida...

jueves, 18 de octubre de 2012

La Lluvia


Tengo la piel de una mujer cubriendo toda mi alma, tengo los labios de una mujer, donde estuvo mi corazón. Deslizar una rosa azul sobre unos labios entreabiertos y atrapar en un beso el aliento de la flor y pétalos de la dama, y desnudar la flor mientras se huele a la fémina, y saborear a la mujer mientras degustamos la rosa.

Una alondra lleva en su vuelo el tamaño de la lluvia, y un cuervo lleva en su pico el tamaño de mi tristeza…

… los besos perfuman de luz un corazón florecido de palomas, y la lluvia seca los ojos de un poeta que tuvo palomas floreciendo en su corazón.

Si te hago el amor bajo la sombra de las orquídeas te convertirás en una de ella y así mi piel estará para siempre llena de tu perfume y podre olerte y tocarte cada vez que yo quiera. El color de las flores cambia cuando una mujer las mira. El corazón de un hombre muere cuando esa mujer que ama no lo mira.

El que se enamora: oye miradas, mira sonidos, saborea colores, huele emociones, siente lo abstracto y difumina lo concreto. El amor, igual a la poesía, tiene el poder de convertirnos, voluntaria o involuntariamente, en pequeños dioses…

…Cuando te enamoras sientes con el cerebro y piensas con el corazón.

Tengo una mujer colgada del pensamiento con su sabor en los ojos y su aroma en las manos tengo una mujer que ocupa mis sentimientos, tengo una mujer como única habitante de mi alma.
Escribir una sinfonía de besos sobre la piel de una mujer, es tarea de todo hombre que se sienta que lo es. Un beso puede hacer que en los labios nazcan oropéndolas, y que ellas te lleven donde nunca has estado.

La lluvia se hizo para verla caer con una mujer al lado, en el color de los besos y el sabor de los abrazos, la lluvia sin una mujer no es lluvia; es solo agua que cae del cielo. Si la lluvia es igual a un beso entonces ven y mójame otra vez.

Besarte, a orillas del silencio, bajo la sombra de las uvas, con los labios llenos de estrella y las manos temblando de ansias, hacerte el amor bajo los pistilos de la madrugada que también se enamoraron de ti, y tener un orgasmo luminoso como la mañana, para agonizar despacio y luego dormir sobre ti.

¿A qué sabe tu voz? A lluvia
¿Y tú aliento? A ti
¿Y mi alma? A mí

Una mujer es un sueño a color con una mariposa en el pubis, es un deseo hecho carne con un crisantemo en la piel, es un beso pensante que crea el dolor, es un horizonte vestido de estrellas, es un abrazo que brilla bajo la luz de la eternidad.

Andar, tomado de la mano con tu recuerdo, bajo un rayo de luz que brota de tu mirada, sintiendo en la piel la caricia de tus labios ausentes, y tener en el corazón una rosa con tu nombre en cada pétalo, saboreando los latidos que cada segundo me acercan más a ti.

Degustar unos labios a la luz de una mirada, lo mismo que se degusta el color del amor, y que en el corazón crezcan alas con el nombre de la mujer amada, es acercarse a la dicha, es estar más cerca de Dios.

A la tarde le surgen alas que me llevan hacia ti, y llevan en su vuelo la estatura de mis besos.
Cuando llueve hay una mujer desnuda en cada gota que cae, por eso la lluvia huele a mujer, por eso la lluvia huele y sabe a ti.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Ayy el AMOR



Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.


El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.

13 Lineas


1. Te quiero no por quien eres, sino... por quien soy cuando estoy contigo.

2. Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca no te hará llorar.

3. Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser.

4. Un verdadero amigo es quien te toma de la mano, y te toca el corazón.

5. La peor forma de extrañar a alguien, es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.

6. Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa.

7. Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tú eres el mundo.

8. No pases el tiempo con alguien que no esté dispuesto a pasarlo contigo.

9. Quizá Dios quiera que conozcas mucha gente equivocada antes
de que conozcas a la persona adecuada, para que cuando al fin la conozcas sepas estar agradecido.

10. No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió.

11. Siempre habrá gente que te lastime, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando, y sólo ser más cuidadoso en quien confías dos veces.

12. Conviértete en una mejor persona y asegúrate de saber quién eres antes de conocer a alguien más, y esperar que esa persona sepa quién eres.

13. No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas. 

Aprenderas


Después de algún tiempo aprenderás la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad. Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni los regalos son promesas...

Aprenderás que con la misma severidad conque juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.

Aprenderás que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Aprenderás que es uno mismo quien debe cultivar su propio jardín y decorar su alma, en vez de esperar que alguien le traiga flores.

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza alta y la mirada al frente, con la gracia de una mujer y no con la tristeza de un niño y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos, y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío. 

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado. Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma. Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.

 Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias y que no importa que es lo que tienes, sino a quien tienes en la vida y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian. 
Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos porque nunca estaremos seguros de cuando será la última vez que las veamos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos. Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar. 

Descubrirás qué se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto. Aprenderás que no importa a donde llegaste, sino a donde te diriges. Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlaran y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada y frágil sea una situación: siempre existen dos lados. Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario enfrentando las consecuencias. .. Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica. 

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones. Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes y seria una tragedia si lo creyese, porque le estarás quitando la esperanza. Aprenderás que cuando sientes rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben como demostrarlo. .. No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Cuando Callas


Me gustas cuando callas porque estás como ausente,  
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.  
Parece que los ojos se te hubieran volado  
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma  
emerges de las cosas, llena del alma mía.  
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,  
y te pareces a la palabra melancolía. 
Me gustas cuando callas y estás como distante.  
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.  
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:  
déjame que me calle con el silencio tuyo. 
Déjame que te hable también con tu silencio  
claro como una lámpara, simple como un anillo.  
Eres como la noche, callada y constelada. 

Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.  
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.  
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.  
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.  
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.